La naranja conciliarista

giphy

Hipótesis. Si, como dijimos aquí, el intangible que el presidenciable Daniel Scioli ofrece para 2015 es el concilio, el conciliarismo naranja tiene dos vetas: una referida al sentido común, el concilio ecuménico que cree posible la reconciliación entre los proyectos antagónicos de Nación, y la otra referida a un sentido político, el concilio que unifica la iglesia peronista y la iglesia kirchnerista, lo cual supone al mismo tiempo distinguir sus mundos y proponer una concordancia. 

Sigue leyendo

Los intangibles del 2015

no774ikkcigejb04orjk

Problema: los presidenciables parecen ya haber identificado la querella fundamental del 2015: cambio o continuidad. Ambos son activos intangibles, es decir, una idea, una creencia o un saber que se promete al electorado. No obstante, al haber tres presidenciables con similares chances, la polarización obvia reclama que complejicemos el escenario mediante una clasificación diferente, menos refractaria de la década pasada, cuyo gran anatema fue en definitiva aquel “Cambio es el nombre del futuro” de Néstor Kirchner, vertido el 25 de mayo de 2003. Y si, en efecto, ¿las fórmulas que combinan los intangibles opuestos cambio y continuidad en realidad pudieran ser referidas a tres intangibles distintos, aunque complementarios, que partieran de esencializar lo que cada presidenciable propone por sí mismo? Antes de ello, veamos qué ecuación cambio/continuidad proponen hasta ahora los presidenciables.

Sigue leyendo