Hacia un realismo autonomista

camouflage-apocalypse-now-gif-data

Problema: Argentina necesita un paradigma realista para su política exterior. ¿Pero qué realismo es ese, si como vimos en un post anterior el concepto de “realismo” se ha visto vaciado y reducido por las administraciones neoliberales?

Hipótesis: el realismo autonomista es el paradigma de política exterior más adecuado a la defensa del interés nacional argentino y más ajustado a una lectura exhaustiva de nuestra posición en el actual sistema internacional. El realismo autonomista es primero autonomista, luego realista.

El realismo autonomista tiene sus antecedentes en la doctrina de la autonomía de Juan Carlos Puig, y resulta una confluencia de aportes provenientes de la escuela sociohistórica encabezada por Mario Rapoport, el pensamiento sistémico y la geopolítica. Considera que el factor político ocupa un espacio propio en el estudio de las relaciones internacionales (debate Rapoport-Escudé), que la política exterior argentina debe terminar de consolidar un equilibrio entre los objetivos de la autonomía y la inserción (Alejandro Simonoff), que la permisibilidad y la viabilidad deben construirse simultáneamente (Helio Jaguaribe) y que, para vincular los intereses nacionales con la autonomía, es necesaria una conceptualización novedosa de ambos términos, que supere las inconsistencias que presentan tanto los enfoques neorrealistas como los neoidealistas cuando se los traslada a nuestra parte del mundo (María Cecilia Míguez).

En una palabra, el proyecto autonomista y el paradigma realista deben ser una misma cosa. La viabilidad del proyecto de desarrollo nacional y la permisibilidad para las decisiones autónomas se construyen de forma simultánea. La acumulación de medios de poder y de credenciales universalmente aceptadas es la única alternativa. Aunque el escenario global actual nos haga pensar que podemos obtener un lugar importante en el escenario que viene, en virtud de que la gobernanza mundial se encuentra en un momento crítico y que las potencias emergentes del hemisferio sur motorizan un revisionismo del cual formamos parte (el sugestivo Southfalia), cuando el nuevo reparto efectivamente ocurra no bastarán las buenas intenciones para pasar el corte. Cada vez que Brasil pide entrar al Consejo de Seguridad de la ONU parece que nos acordamos de que no le alcanza para hacerlo, y que por ello nuestro poder de veto es efectivo, pero sin embargo nos olvidamos de que, precisamente, tampoco nos alcanza a nosotros, y en otros sentidos, para ocupar los espacios que reclamamos o que debiéramos empezar a reclamar. El concepto peronista de que los espacios no se reclaman si no que se ocupan le cabe, más que a ningún otro, al plano internacional.

Ampliaremos.

Anuncios

3 thoughts on “Hacia un realismo autonomista

  1. Abel B. 29 septiembre, 2014 / 12:45 am

    Aclaro que mi comentario en el posteo anterior fue hecho antes de leer éste. Antes de saber que lo ibas a publicar en el mismo día! Estás inspirado.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s